dijous, 7 de maig de 2009

Urbanidad


Esta mañana he visto un reportaje sobre lo que comen los niños en los colegios y mi vista se ha ido no a lo que comían sino como lo comían.
Los cataplines me han caído a los pies, la verdad es que daba pena ver aquellas criaturas comer como lo hacían sín que ninguna persona mayor les enseñara.

Me pregunto dónde está la enseñanza de antes que en el cole te guiaban, te enseñaban como utilizar los cubiertos, a comer con la boca cerrada, a no hablar con la boca llena...todo esto pasó a la historia, ahora todo crío come como le da la
gana y nadie dice nada, los educadores porque creen que es cuestión de los padres y los padres que es de los educadores, total que ni unos ni otros son capaces de darles una clase de urbanidad. La verdad es que donde mejor me enseñaron a mí de urbanidad fué en el colegio, en mi época era una asignatura, es una pena que se haya perdido.

Nos enseñaron como comportarnos en la mesa, por donde se servía y por que lado se sacaban los platos, como dejar los cubiertos una vez habías terminado el plato, recuerdo la primera vez que me pusieron una naranja delante y me puse a pelarla a mi manera, no pasaron ni dos minutos que tuve junto a mí a una monja que con muy buenas palabras me dijo que la naranja no debía pelarla así, cogió los cubiertos de la fruta que yo ni había visto y me dijo que los utilizara , madre mía del amor hermoso !!! No sabía por donde empezar!!! Me parecía imposible pelar una naranja sín tocarla con los dedos, la Madre me vió tan apurada y avergonzada ya que en la mesa habían otras niñas que eran del año anterior y se sabían todos los trucos, que cogió mis cubiertos, la dichosa naranja y en un santiamén la tuvo cortada en cuatro y despues fué sacando con el cuchillo la parte comestible de cada trozo, así aprendí a comerlas como se debe aunque ahora me las tomo de otra manera, jajajajaja, pero bueno, lo importante es que nos lo enseñaron.

Así mismo pasó con todas las frutas, con la carne, con la pasta,creo que los que vivimos aquella época nos sentimos orgullosos de la educación que recibimos por esto cuando he visto esta mañana el reportaje, de poco me muero, comían lo que querían con las manos, ninguno de ellos tenía cuchillo, era la responsable que con una tijeras les cortaba la carne, he quedado sencillamente asustada.

Me pregunto si los papis en casa tienen tiempo para enseñar estas cosas, saber comportarse en la mesa les va a etiquetar cuando sean más mayores y partiendo de la base de que en el cole no les enseñan nada, creo que los padres tendrían que ponerse las pilas y estar encima de ellos, no sabeis lo orgullosa que me sentía cuando aprendí todo esto, y total, era una enana pero de pequeños se empieza amoldearlos. De mis tres hijos, las dos niñas comen como unas princesas en cambio el chico que ha recibido la misma educación parece un guarro, no ha asimilado nada de nada, parece mentira siendo hermanos que sucedan estas cosas, a veces cuando le veo comer lo mataría pero le dejo por inútil porque a esta edad ya no tiene enmienda.

Hoy me ha tocado hablar de la urbanidad en la mesa, pero la urbanidad tendría que estar presente en todas partes y por desgracia no es así.

26 comentaris:

RGAlmazán ha dit...

La urbanidad es parte de la educación y como tal tiene importancia. Hoy está en decadencia y la verdad es que el punto medio es lo ideal. En primer lugar, no todos comíamos fuera pero es verdad que había más recato en muchas cosas. Quizá se hacía demasiado énfasis en las formas y resutaba todo un poco barroco. Ahora, por el contrario, no cuentan para nada las formas, o cuentan muy poco, lo que es una lástima.
Todo cambia. Pero no sé por qué los humanos tenemos la costumbre de irnos de un extremo del péndulo al otro.
Un beso.

Salud y República

Antònia P. ha dit...

La mejor forma de enseñar buenas maneras es con el ejemplo. Algunos niños las aprenden rápido y a otros les cuesta más. Pero si ven a los padres comer correctamente (al fin eso es una convención más) seguro que ellos hacen lo mismo.
Recuerdo que a mi hija mayor la llevábamos a Barcelona a la consulta de un prestigioso doctor (para sus pies que siguen siendo planos) Solíamos irnos por la mañana e íbamos al zoo, después comíamos en un restaurante cerca de la consulta. Tendría unos 3 años y yo siempre me llevaba una muda por si la cría se ensuciaba. Pedimos para ella sopa y un bistec con patatas y de postre un plátano. El bistec se lo cortamos pero por lo demás comió todo sin ensuciarse un ápice, con toda corrección, nada de manos. No quiso, de ninguna manera el babero ni la servilleta anudada al cuello, le daba vergüenza. Cuando pedimos la cuenta el camarero nos felicitó por sus modales.
La pequeña, en cambio, no es que tocara nada con las manos a no ser que nos quisiera provocar (cosa que no conseguía nunca conmigo, bien porque pasaba directamente o porque si la cosa era suficiente, la mandaba a la cocina a ella y plato), es que se dedicaba a mover la comida formando montoncitos, escondiendo la carne debajo de la guarnición etc. etc. lo que fuera menos comer. Le retiraban el plato y parecía que había más que cuando se lo traían. Era muy remilgada y tenía poco apetito.

En fin, los pobres maestros tienen una tarea ingente por delante. En el cole del pueblo comen fruta una vez por semana porque se ve que en los hogares cada vez se consume menos y es más cómodo un lácteo envasado que no hay que pelar. Después hay que conseguir educarles y además enseñarles algo, no sé: a leer, las cuatro reglas, a escribir. También a dialogar. a pactar, a ser buenos ciudadanos, la educación vial, normas de higiene y salud y como que los pobres maestros no dan para tanto. Porque encima, no se les puede decir: esto está mal por si se traumatizan, hay que decirles que muy bien pero que, en realidad, se hace de otra manera.
Una abraçada ben forta

Selma ha dit...

A lo mejor es debido a que la mayoría de esos niños comen fuera de casa ( en el cole) en semana y por la noche un bocata... y los Findes con Pizzas y Mac donalds... es un decir..y queda claro que no generalizo, pero mucho tiempo sentados en una mesa no creo que estén...

lo que sí no entiendo es que entren en las tiendas comiendo helados y lo tocan todo y los padres sin inmutarse...

Opino como nuestr@s Amig@s predicar con el ejemplo es lo mejor...en cuanto a los comedores escolares, realmente hacen lo que pueden .. son muchos niños por cuidadoras...

Petonets, Geni, Preciosa...

Cecilia Alameda Sol ha dit...

En el cole deberían controlar los modales porque la educación no puede limitarse a enumerar las capitales de Europa o a realizar ejercicios de matemáticas. Pero no suele ocurrir que se vigilen las formas en la mesa. Los padres tenemos que ocuparnos de ello. Si no comen en casas, los niños cenan y los padres no deben permitirles que hagan el guarrete. Pero hay padres muy permisivos no sólo en la mesa sino en otros tiempos del día. Y resulta que a algunos niños se convierten en pequeñas bestias que, cuanto más lejos, mejor. Ellos no tienen la culpa, pero que les aguanten quienes no les han enseñado a convivir.

Tere ha dit...

Me pasó igual que a tí con la naranja,es muy importante tener buenos modales y no solamente al comer y beber,sino también al hablar,sin gritos,sin palabrotas que hacen daño al oído,me resultan tan agresivas como los insultos por lo que tienen de brusquedad ¿sabes?.Deberíamos encontrar un término medio entre la represión de los sentimientos de antes a la total libertad de gritos y palabrotas de ahora,cuando me recuerdo en mi pupitre escolar colorada como un tomate porque no nos dejaban ni soltar una risita hasta los jaleos que se preparan ahora,pienso que entre ambos extremos ha de estar la solución.
Besos

Abuela Ciber ha dit...

Los hábitos en este caso alimenticios y tambien de higiene pienso que comienzan desde pequeños y la familia cumple un rol fundamental.

Tal vez la perdida de valores familiares ha llevado las cosas a su estado actual.

Los niños necesitan ejemplos pero tambien amor.

Azu ha dit...

Estoy de acuerdo contigo, en que a esta generación no le enseñamos todo aquello que aprendimos. Yo, en mi caso, creo que tambien tenian una importancia grande eran las abuelas. En mi caso era mas exigente que mi madre, y creo que ahora tampoco las abuelas ayudan a educar, porque solo consienten. Y los padres, creo que tambien prefieren macDonalds,Pizza, y pasar de complicarse la vida
Buen post. Bon cap de setmana guapa

m.eugènia creus-piqué ha dit...

RAFA
De acuerdo en que no todos los críos comían fuera pero entonces los padres enseñaban un poco más a comportarse en la mesa,yo misma hasta que no comí en el cole no aprendí a pelar la fruta sín tocarla pero recuerdo que en casa mis padres me enseñaban a comer y por nada del mundo me permitían coger nada con los dedos, ahora como tu dices las formas no cuentan para nada.Besitos guapo.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

ANTONIA P
No se si ahora son los mismos maestros los que están en los comedores,yo diría que no, vaya, que no lo se, en mi época eran otras personas, nunca las que nos daban clases estaban luego en el comedor y eran estas las que nos enseñaban, discrepo en lo que dices de los niños que si ven comer bien en casa ellos hacen lo mismo, serán los que quieren asimilarlo porque he tenido el botón de muestra en casa y no ha habido manera, es más aún ahora a veces intenta provocarme haciendo las cosas peor para hacerme saltar, la mayoría de veces paso y hago ver que no me doy cuenta porque se lo que pretende, en fín cosa difícil la de educar a los críos Antonia, siempre hay un "pero" que otro.Un petonet.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

SELMA
Puede ser que sea lo que dices, pero una cosa tengo muy segura y es que ahora no se educa a los niños como antes, no solo entran en las tiendas comiendo helados,en una cafetería se ponen a correr arriba y abajo y sus padres ni se inmutan,o en un restaurant...ha cambiado mucho el estilo de educar, tampoco estoy de acuerdo en muchas cosas que se hacían antes, como los castigos horribles a los niños, no, eso no, pero como ha dicho Rafa, nos vamos de una punta a otra y no hay un punto intermedio, lo mejor sería coger lo buenos de ambos puntos y aplicarlo aunque parece difícil. Petonets.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

CECILIA
Pienso exactamente como tu, es que más de acuerdo no podíamos estar,hay criaturas que las matarías y las pobres no tiene la culpa de nada, toda la culpa es de sus padres que les permiten todo, pero luego se lo van encontrando Cecilia, mira los casos que hay de hijos que maltratan a sus padres, que no les hacen caso de nada,que se encaran con los profesores y ya no te digo cuando encima les agreden, si hubieran seguido una buena disciplina desde la infancia quizás esto no pasaría.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

TERE
AY Tere! Que razón, tambien recuerdo los silencios obligados no solo en clase sino tambien a veces en el comedro del cole donde no podíamos decir ni MU y a mí me entraban ganas de reir y no me podía contener, tantas horas de clase para luego ir a comer y permanecer en silencio toda la comida, ERA DEMENCIAL !!!!
Las veces que me habían castigado por mi risa, que ahora pienso que quizás era nerviosa, necesitaba algo para sacar todo lo que llevaba dentro, todas las prohibiciones, todo lo que estaba mal hecho, era brutal la represión que llevábamos en las espaldas,como he dicho anteriormente ni una cosa, ni la otra, el término medio es el mejor. Petonets.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

ABU
Claro que sí, la educación comienza en cuanto nacen, hay que ir moldeándolos poco a poco, educándoles y enseñandoles a ir por la vida comportándose como personas educadas.No se les puede permitir que siempre se salgan con la suya porque son muy listos y educar no quiere decir que no le quieras, les estamos haciendo un bien aunque ellos de momento no lo vean así.Besos Abu.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

AZU
Es verdad lo que dices de las abuelas, yo estaba más con ella que con mi madre que trabajaba, mi abuelita me dió todo el cariño del mundo pero no me dejaba pasar ni una, ahora la cosa está en que los padres son los que han de educar y los abuelos, consentir, ha cambiado la cosa.Bon cap de setmana nineta.

Silvia ha dit...

hola!tienes mucha razón...pero en realidad los padres debemos enseñar esa cosas..se supone que comemos con ellos.
me gusto mucho tu post...
besotes!!!
silvia cloud

alma máter ha dit...

Buena entrada!! y cuánta razón!!!

Un besote y buen finde!

* HADA ISOL ha dit...

Cuanta razón tienes,es verdad que los hábitos empiezan en casa,pero se reforzaban en la escuela y ya no,la escuela hoy en día es un desastre,les dán infinidad de contenidos ,todos vacíos y lo básico brilla por su ausencia,creo que al lado de los conocimientos deberían existir muchas materias que den las bases de una buena sociedad,pues es dificil controlar que pasa en los hogares,por lo que al menos te segurarías en la escuela el tipo de educación que los niños reciban para hacer una sociedad que apunte a nivelarse `para arriba,pero al menos en Argentina la tendencia es nivelar para abajo,que pena!
Me encantó tu post,yo como mamá fuí pésima en dar habitos,hasta que aprendí y empecé por dar el ejemplo,todo mejoró mucho desde entonces,un abrazo y buen fin de semana!!!!!!!!!!!

Abuela Ciber ha dit...

Gracias por tus palabras.

Alma ha perdido a un primo joven que tenia como hijo y imaginarás su dolor.

Un abrazo y buen fin de semana por acá ya viste en aprontes para el domingo, aunque en realidad todos son los días de una madre....pero ya que está señalado el 10, disfrutémoslo.

Cariños

Naveganterojo ha dit...

Mi querida Geni, antes que nada gracias amiga mia, muchas gracias por tu preocupacion e interes.
De nuevo todo ha vuelto a la normalidad, y puedo volver a visitarte,(a ti y a todos los grandes amigos que con el tiempo se van haciendo en este mundillo).
Respecto a la entrada....opino que se ha pasado del exceso de presion y dureza de los tiempos de Franco al exceso de libertinaje con nuestros hijos, y eso no puede ser nada bueno.
Un fuerte abrazo

Carmen ha dit...

Hola querida GEni, tienes razón en que han ido despareciendo las "buenas maneras" pero no solo en el comer, sino también en un comportamiento general. El problema no está en el colegio que como dice Selma bastante hacen los profesores con los medios que les dan. El tema está en la educación que los padres dan a sus hijos. Ahí creo yo que está la cuestión. La vida acelerada que llevamos todos ha hecho que una parte tan esencial de la convivencia como son las "buenas formas" vaya desaparciendo. Por eso entiendo tu preocupación. Los padres deben asumir la responsabilidad plena de la educación de sus hijos. La escuela puede reforzar estos valores pero la creación de los mismos está dentro de la familia.
Un abrazo guapa

m.eugènia creus-piqué ha dit...

SILVIA C
Aquí gran cantidad de críos comen en los coles donde no aprenden urbanidad y los que comen en casa pues tampoco pues los padres no están mucho por la labor,hace tiempo que las generaciones jóvenes no educan bien a sus hijos, les dejan hacer lo que les da la gana, no se si es por inconsciencia o por comodidad y creo que es una gran pena. Besos guapa.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

ALMA
Buen fínde tambien.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

ISOL
Creo que la mayor educación la han de recibir de los padres y el colegio es un complemento, pero los dos han de estar al pie del cañón, nada se puede hacer si en el cole te enseñan urbanidad y en casa te dejan hacer lo que te de la gana y viceversa, opino tambien que los padres son un ejemplo para ellos pero tambien he visto a amigos míos comiendo la mar de bien y dejando a sus hijos comer como quisieran, porqué no les dan la misma educación que ellos recibieron ? Pues la verdad es que no lo se y a veces flipo con ello.Besitos cariño.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

ABU
Nuestro día de la Madre fué el 3 de Mayo, desde aquí te mando mis felicitaciones y que disfrutes con la familia.Besos.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

NAVEGANTE
Hola amigo mío, no sabes la alegría que he tenido cuando me has salido por el Chivato, tienes razón pasamos de una mano dura durísima, a un no hacer nada de nada por la buena educación de los hijos , todos los extremos son malos y parece mentira que nos cueste tanto encontrar el punto justo de todo.Un beso muy grande.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

CARMEN
te doy la razón, los primeros educadores han de ser los padres y luego el cole, son un complemento que ha de ir unido, pero eso no es así Carmen, ni unos ni otros hacen nada o muy poco y así nos encontramos con críos maleducados no solo en el comedor sino en todas partes.Buen fínde guapa.besos.